martes, 23 de enero de 2018

Rodin, Kiefer y la arquitectura-cuerpo

La Barnes Foundation confronta su obra
Philadelphia, 

Como les avanzábamos el verano pasado, en 2017 se conmemoró el centenario de la muerte de Auguste Rodin. El MET le dedicó una exhibición, Vincent Lindon lo interpretó en un biopic y, hasta el próximo marzo, la Barnes Foundation de Philiadelphia acoge, tras su paso por el museo del escultor en París, “Kiefer Rodin”, una exhibición que confronta obra reciente del artista alemán con esculturas, dibujos y escritos del francés en los que se inspira de forma más o menos explícita.
Fue en 2013 cuando el Musée Rodin comenzó a tantear la idea de proponer a un creador contemporáneo el estudio, desde su enfoque personal, de Catedrales de Francia, un libro al que Rodin dio forma en 1914 (1), con la colaboración de Charles Morice, recogiendo los apuntes dibujísticos de estos templos que había llevado a cabo durante sus numerosos viajes por su país.
Kiefer se hizo cargo del proyecto pero, en lugar de trabajar en una nueva edición de las Catedrales, como era el plan inicial, decidió ir más allá y dejarse llevar por la atracción por los yesos de Rodin –algunos de ellos, raramente presentados al público, se exponen aquí– y generar a partir de ellos un nuevo cuerpo de obra, así como crear un conjunto de pinturas nacidas de su observación de los esbozos y acuarelas de aquel.
El resultado es una puesta en diálogo de dos artistas que han compartido su devoción por las ruinas arquitectónicas y su adopción de procesos creativos enraizados en la noción de mutabilidad y en el trabajo a partir de las posibilidades del fragmento.
Precisamente en Catedrales de Francia Rodin lamentaba el estado en que se encontraban estos edificios en los inicios del siglo pasado, sobre todo las catedrales góticas, que él ensalzaba como grandes logros en la historia humana, no solo en la historia del arte, y también consideraba fuentes de inspiración para su propia producción. Es fácil conectar esa preocupación del escultor por el patrimonio nacional con las profundas reflexiones de Kiefer sobre la identidad alemana, expresadas en grandes y muy expresivos lienzos en los que el autor se enfrentaba al pasado en su gloria y su devastación.


Auguste Rodin. Brazos, manos y huesos. © Musée Rodin
Auguste Rodin. Brazos, manos y huesos. © Musée Rodin

Al margen de temáticas, se hace evidente que muchos procedimientos de trabajo de Rodin han interesado también a Kiefer: sus formas corporales que parecen ásperas, y que resultaban inacabadas conforme a los cánones tradicionales, revelan procesos creativos desordenados en los que utilizaba continuamente fragmentos escultóricos (brazos, piernas, cabezas), ensamblando y volviendo a ensamblar para dar lugar a piezas nuevas. Dado que la propia práctica de Kiefer puede describirse como un continuo ejercicio de desmontaje y reconfiguración, encontró en Rodin un maestro al que volver, una referencia urgente de facetas inacabables.
Del francés en Philadelphia pueden verse La mujer en cuclillas (1906-1908) o Meditación sin brazos (hacia 1900), esculturas que nos hablan de su amor por esas formas fragmentadas y de su enfoque tan crudo como sensual a la hora de representar el cuerpo de la mujer, así como montajes de su estudio y pequeñas esculturillas en las que combinó trozos de obras anteriores con materiales tomados de antigüedades o desechados.
También exhibe la Barnes Foundation algunas notas y dibujos sobre las catedrales galas y otros dibujos y acuarelas en los que Rodin ahondó en las relaciones entre la arquitectura y el cuerpo humano, ya abordadas en la antigüedad.
Del alemán, podemos examinar libros ilustrados de grácil erotismo realizados siguiendo los pasos de Rodin, viajando catedral a catedral. En ellos asocia sus construcciones, igualmente, con el cuerpo femenino. También yesos y esculturas que remiten a formas cautivas aún por eclosionar, a verdades primigenias no embellecidas, y la serie de pinturas monumentales Auguste Rodin: The Cathedrals of France, que rinden homenaje al libro original del escultor y muestran torres ennegrecidas que parecen desaparecer absorbidas por la pintura. Hay que recordar que, en la producción del alemán, la arquitectura ha tomado valor metafórico del ciclo de nacimiento y de la muerte.


Auguste Rodin. Mujer besada por un fantasma, 1900. © Musée Rodin
Auguste Rodin. El beso del fantasma a la doncella, 1900. © Musée Rodin




Anselm Kiefer. Les Cathédrales de France, 2013. © Anselm Kiefer
Anselm Kiefer. Les Cathédrales de France, 2013. © Anselm Kiefer


“Kiefer Rodin”
2025 Benjamin Franklin Parkway
Philadelphia
Del 17 de noviembre de 2017 al 12 de marzo de 2018

(1)

"Catedrales de Francia" de Rodin


Me gustaría inspirar un amor por este gran arte, para venir al rescate de todo lo que aún permanece intacto; para salvar a nuestros hijos la gran lección de este pasado que el presente malinterpreta.
En este deseo me esfuerzo por despertar intelectos y corazones para comprender y amar.
-Auguste Rodin, Las catedrales de Francia
Auguste Rodin era un mujeriego agresivo hasta bien entrada la vejez. El amor por la belleza que le servía noblemente como escultor lo servía como un hombre con notable diferencia. Francis Haskell lo describió como "Nunca un hombre con mucha convicción moral excepto en la práctica y defensa de su arte". Por ahora, entonces, mejor quedarse con el amor del escultor por la belleza tal como se manifestó en su apasionada admiración por los monumentos exaltados de la cristiandad .
Rodin mantuvo notas voluminosas, pero escribió un solo libro:  Catedrales de Francia , publicado originalmente en Francia en 1914 cuando Rodin tenía setenta y cuatro años. No fue traducido al inglés hasta medio siglo después. Beacon Press compensó ese sorprendente lapso con su edición de 1965 bellamente impresa, ilustrada con bocetos de los cuadernos.
El texto no es un tratado arquitectónico. No hace ningún intento de evaluación académica o observación metódica. Compilado día a día a través de visitas periódicas a numerosas catedrales, es completamente obra de un artista que justifica sus apegos personales. Y hacerlo en términos de su oficio.
Durante décadas, Rodin tomó notas sobre lo que observó e hizo bocetos rápidos a lápiz o lápiz. En 1908 contrató a un secretario -primero el poeta simbolista Charles Morice, con poca suerte; luego Rilke, para sacrificar los pasajes de la catedral en preparación para la publicación. Tenía la intención de reavivar la sensibilidad del público a la dignidad y majestuosidad de su herencia románica y gótica. (Y, debería agregarse, para estimular el apoyo a sus propios cánones escultóricos que absorbieron tanto del acomodo gótico del claroscuro). "Toda Francia está en sus catedrales", escribió, "ya que toda Grecia está representada por el Partenón". "
Es cuestionable hasta qué punto el tenor de la prosa de Rodin, que a menudo va en aumento con el exceso y las tensiones simbolistas de Mallarmé, se debe a Charles Morice:
Esta es una mañana pintada por Claude Lorrain, admirable en profundidad. La primavera está aquí. Yo respiro en el deleite de las mañanas de primavera. El gallo anuncia el día. Se exhala un inmenso suspiro. Oh maravilla! La tierra en amor! Paisaje fresco y feliz!
Sin embargo, las bases del juicio son indiscutiblemente propias de Rodin. Somos más ricos para ellos, informados en su punto y barrido por el conocimiento de la antigüedad clásica, especialmente el arte y la historia griegos.

Los lectores de hoy deben descartar un chovinismo excesivo que sea en parte etnocentrismo, en parte un desprecio por el carácter de la modernidad misma. Rodin tenía poca paciencia para lo que él veía como los productos y sistemas mecanizados de la era industrial:
¿Acabará el genio de nuestra raza al desaparecer como esos fantasmas pálidos y formas desaparecidas que ya nadie ve? ¿Era en tiempos históricos o míticos que la Catedral, remando en el espacio por sus contrafuertes, desplegadas todas las velas, la nave francesa, la victoria francesa, bella en cuanto a la Eternidad, abría en su ábside las alas de un grupo de ángeles arrodillados? .
Pero la arquitectura ya no nos toca. Las habitaciones en las que aceptamos vivir no tienen carácter. Son cajas atestadas de muebles. ¿Cómo podemos entender la unidad profunda de la gran sinfonía gótica?
Con respecto a la frecuente crudeza de los esfuerzos de restauración del siglo diecinueve, el disgusto de Rodin por la modernidad era bien ganado y, al mismo tiempo, más moderno de lo que él sabía. Su defensa del gótico secundó la defensa anterior de Victor Hugo de la preservación de edificios históricos. ("Lo entendía como un poeta, porque las catedrales son vastos poemas".) Rodin prestó su voz al todavía joven movimiento para codificar principios y prácticas en el mantenimiento de las reliquias culturales. Leer sus evaluaciones del vandalismo en nombre de la restauración sigue siendo tan instructivo como lo fueron a principios del siglo XX.
Era hostil a cualquier método que estropeara lo viejo para armonizarlo con lo nuevo. Comentando sobre el frontón de Reims, él distinguió entre el aguilón derecho dañado pero todavía original y su pieza colgante retocada. El hastial derecho, intacto, todavía tenía el poder de despertar el entusiasmo del escultor. No es así su compañero reconstruido:
Pero mira cómo el otro frontón, restaurado, rehecho, es deshonrado. Los aviones ya no existen. Es pesado, trabajado frontalmente, sin perfiles, sin equilibrio de volúmenes. Para la Catedral, que se inclina hacia adelante, este frontón es un peso enorme sin peso compensatorio. Oh, este Cristo en la Cruz, restaurado en el 19 º siglo! El iconoclasta que creía haber arruinado el frontón no causó gran daño. ¡Pero el restaurador ignorante! Mediante una restauración tan pesada, el equilibrio cambia.
¡Como si fuera posible reparar estas figuras y adornos maltratados por los siglos! Tal idea podría nacer en mentes que son ajenas a la naturaleza del arte y a toda la verdad.
La vida personal de Rodin ejemplificó la falta de reciprocidad entre el amor a la belleza y la acción moral que los cultistas de belleza ejercen sobre los matices. Vista a la luz de un grupo de amantes que se deshacen de su voluntad con una esposa mejor-que-nunca-tarde-nunca-amada, sus muchas referencias a la forma femenina y los matices femeninos de los elementos redondeados resuenan de forma involuntaria. Las analogías castas a la arquitectura no disimulan por completo la concupiscencia que acecha incluso en la charla de tipo trascendental. Rodin hace de Mujer -cómo decirlo- una hermosa pieza de moldura arquitectónica. Al igual que Venus de Milo ("la primera fuente de alimento para mi intelecto"), ella es toda gracia y convexidad. Y, como una balaustrada curva, invitando a la mano.
Dejando a un lado la exageración de la prosa francesa del siglo XIX, Rodin logra revelar "las grandezas del alma gótica" mejor que su Guía Verde Michelin . No hay lugares obligatorios para consumir. Solo hay un espíritu de lugar para saludar y saborear. Episódico y personal, Catedrales de Francia es una serie de asociaciones y descripciones líricas que dirigen la atención a iglesias menores como las de Chambord o Étampes. Como Rodin sabía: "A menudo aprendemos mucho más de cosas pequeñas que de grandes". Y con él como compañía, vemos los edificios con más simpatía que las anatomías, encarnaciones de un élan que es mucho más que estilo.